¿Cómo surge un emprendedor?

El emprendedurismo no es una capacidad dada a solo algunos elegidos. Ni tampoco se limita a personas o seres con ciertas capacidades intelectuales o económicas. Es en realidad una ACTITUD, y se puede ver y notar en todas aquellas personas que le ponen pasión a lo que hacen, al trabajo que desempeñan, al cumplimiento de sus obligaciones.

Por lo tanto, el emprendedor o emprendedora no siempre inicia siendo un empleador, en muchas ocasiones empieza siendo el empleado de alguien más; un empleado que siempre se hace notar por la eficiencia de su trabajo; es aquel que siempre está dispuesto a dar un poco más a favor de la empresa que lo emplea y de sus compañeros y colegas. Es aquél que continuamente se está preparando, entrenando, siempre quiere aprender más y comparte lo que sabe sin egoísmo. Es al que todos extrañan cuando lo ascienden, o lo cambian de departamento, o deja la empresa por otro trabajo o para iniciar su aventura como pequeño empresario. Siempre deja una huella grande, un espacio que le será difícil de llenar al que le siga.


Y todo lo anterior se da en cualquier nivel dentro de la organización de una empresa.


Por lo tanto, si es tu caso de ser la persona más humilde de la empresa, a quien le corresponde limpiar los pisos y hacer el café de cada día deberás ser el mejor, simplemente el mejor. Nadie en el mundo hará mejor café, ni limpiará mejor las oficinas. Si atiendes a clientes o usuarios todos deberán extrañar tu sonrisa, tu amabilidad, tu diligencia y disposición a servir. Si eres jefe de alguien deberás luchar por siempre tener el respeto y la admiración de a quienes diriges, aprender a reconocer el esfuerzo y la dedicación de tus colegas; ellos y tus superiores reconocerán que eres el mejor en lo que haces o te toca hacer.


Ponerle pasión a lo que haces te dará notoriedad y reconocimiento. Tratar de ser el mejor siempre empuja a prepararse y aprender. La pasión por mejorar te muestra tus errores y si eres lo suficiente humilde y honesto contigo mismo los corregirás aprendiendo de ellos.


Todo lo anterior es emprender, desde cualquier trinchera, la pasión por hacer las cosas bien y mejor te llevará a hacer lo mismo cuando decidas que es hora de crear una empresa, de mostrar al mundo tus ideas, productos y servicios. Tendrás que aprender cosas nuevas, producción, contabilidad, mercadeo, mercadeo electrónico, redes sociales, legislación laboral, impuestos ect, ect. Pero no te asustes, el emprendedor no le teme a aprender.


La pasión es la clave, apasiónate por tu empresa, por lo que representa para ti y para la comunidad, por lo que haces y hazlo mejor que nadie.


ATTE.

Tu Café Tres Marías

“Haciendo lo mejor de tu día”

25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo