Escuchar lo que no queremos que nos digan


Cuando alguien nos dice lo que debemos escuchar en lugar de lo que queremos oír, encontramos algo que no tiene precio.

Por desgracia tener la capacidad de entender esto es muy difícil, nos duele y en muchos casos ofende. Nos hacemos de oídos sordos y criticamos inmediatamente en defensa de lo que estamos haciendo, justificándonos sin entender que estamos ante una oportunidad inmensa de mejorar.


Entender esto lleva tiempo, madurez, humildad, inteligencia y agallas.


Es muy importante que guardemos todo aquello que nos halaga, porque sabemos que ya logramos ese elogio, y sucesivamente se presentarán los siguientes. Más importante es escuchar aquello que incomoda, eso que nos brinda una ventana para ver más allá de nuestra arrogancia. En muchos casos se encuentran pequeños cambios y ajustes en lo que producimos, o como lo presentamos o mercadeamos, pronto vendrán nuevos elogios.


De la misma forma cuando ofrecemos este regalo, no debe ser con el afán de molestar al otro, aunque en muchas ocasiones pueda parecer inapropiado. Pero no lo hacemos para ser apreciados, lo hacemos para crear una relación estrecha de cooperación mutua, algo que lleve a hacer mejor las cosas.


Por lo que es aconsejable gastemos esa energía en alguien que quiera escucharlo, aceptarlo y vivir con ello.


Atte.

Tu café Tres Marías

"Haciendo lo mejor de tu día"

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo