Sorprender y deleitar es un arte que vende, atrapa y vuelve a vender

Actualizado: 25 nov 2019

Nada atrapa más la atención y la preferencia de consumidores que una sorpresa agradable. Sobre todo, aquella que dibuja una sonrisa y hace abrir los ojos lo más grande posible y levanta los pulgares en señal de aceptación. Provocar esta reacción es el objetivo de toda campaña de captación y fidelización de clientes. Primero te preguntarás ¿por qué debo fidelizar a mis clientes?, pues es simple, por la regla del 80-20. La regla 80-20 dice que el 80% de tus ventas cada mes viene de solo el 20% de tus clientes ya conocidos, el otro 20% de tus ventas viene de clientes nuevos. Entonces, ¿por qué solo 20% de los clientes conocidos compran?, ¿qué pasa con los otros?. La respuesta es que todos están siendo atacados por tu competencia. Tienen muchas opciones que otros emprendedores, tiendas, o supermercados les presentan y lógicamente, quieren que los prueben y prefieran a ellos. El cliente tiene un abanico muy grande de opciones y si no es fiel cliente de un negocio o de una marca, probará otras opciones y allí es donde el emprendedor más hábil en fidelizar a ese cliente saldrá ganando. Hay innumerables técnicas para fidelizar a un cliente y generar ventas repetitivas, todas las grandes marcas y supermercados se inventan a diario alguna, con grandes inversiones de tiempo, dinero y tecnología. Pero ninguna funciona tanto como “sorprender y deleitar”. Ésta técnica es muy fácil de aplicar por pequeños emprendedores, con un poco de ingenio, esfuerzo y poco dinero. 1.- Para empezar a usarla toma en cuenta que se aplica a tus clientes ya conocidos, es decir aquellos que ya te compraron, tienes su whatsapp o son contactos en tu FB, tienes su correo electrónico o cualquier forma de comunicarte con ellos. 2.- El principal componente es la sorpresa, y nada sorprende más que recibir algo sin costo o ser reconocido y recordado. Lo que ofrezcas como sorpresa debe seguir las siguientes recomendaciones: Hacerlo algo personal, cálido, único Que tenga u ofrezca valor real Que el costo de darlo sea simbólico o virtual, de manera que puedas absorberlo, si tienes que cobrarlo o cargarlo, pierde su valor como sorpresa. Que sea repetitivo pero agradable en cada ocasión, es decir, que no fastidie.

Con ejemplos se puede demostrar esto con mayor claridad:

La boutique o tienda de ropa: Permítame invitarle a ver nuestra nueva línea, use este cupón de Lps. 200.00 en accesorios sólo por haber venido.

La barbería o salón de belleza: Pronto será su cumpleaños, luzca guapo (o bella), su corte (o tinte) será gratis por nuestra cuenta, agradeciendo que sea nuestro(a) cliente(a).

La ferretería: Permítanos enviarle a un profesional que evalúe el trabajo que necesite de electricidad o fontanería. ¡Para que usted tome una decisión sin caer en las trampas de la construcción!. Entonces envías un técnico que le informa al cliente que materiales necesita y cuanto debería pagar por el trabajo, si compra los materiales en tú ferretería y si acepta a tus técnicos hacer el trabajo cuanto se ahorraría.

La Dryclean: De acuerdo con nuestros registros esta es la quinta vez que le servimos, para que nos siga prefiriendo esta ocasión sólo le he facturado el impuesto, que debo pagarlo al estado, nuestro servicio y trabajo hoy para usted fue gratis. El taxista: Esta es mi tarjeta con servicio por llamado, para que no me olvide la próxima vez que visite mi ciudad. (Durante el recorrido le has ofrecido una botellita de agua o una soda, un mapa de los que regala gratuitamente la oficina de turismo, y la seguridad de tener un amigo las 24 horas por si algo se le ofrece u ocurriera). Tu costo solo es estar pendiente, el resto él te lo pagará y agradecerá. El doctor y el odontólogo: En estas profesiones, el dar consultas gratis para gente de escasos recursos ya sea en instalaciones del estado o en dispensarios, clínicas o consultorios privados es una gran forma de darse a conocer, esto lo pone en el medio y se recomienda como un gran profesional que además atiende en su consultorio o clínica privada a pacientes que pagan por sus servicios. Una estrategia es imprimir en el pié cada receta: “5723 pacientes satisfechos hasta hoy, usted es mi paciente 5724” La computadora suma un paciente cada vez que se imprime una receta, esto debe ser real, y grandes números de pacientes se alcanzan al dar consultas gratis. Es una forma fenomenalmente efectiva de proclamarse como un buen profesional. La cafetería: Le mandamos este mensaje por si acaso hoy 24 de noviembre anda cerca de nuestro local en el centro. Llegue por una taza de rico café y su respectiva rosquilla, sin costo. Solo porque hoy es un día en que queremos agradecerle ser nuestro cliente. La panadería: ¡Reciba esta cajita de cupcakes en agradecimiento por ser nuestro cliente durante un año! Permítanos ser su pan de cada día un año mas.

Ejemplos sobran y no caben en un libro de mil páginas, ahora tú diseña tu estrategia, acomódala a tu producto, a tu negocio, inventa, prueba y aplícalo, no temas dar, se recibe mucho más cada vez.

ATTE. Tu Café Tres Marías

“Haciendo lo mejor de tu día”

33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo